Image Alt

Highlights

Dagfrid T.2. A Thor et à travers
(Dagrid T.2. Dagfrid y Odalrik)

¡A Dagfrid no se le caen los anillos mientras que su hermano Odalrik se pasa el día bostezando! Cuando su hermana hace trenzas, cose vestidos, teje lana de ovejas, diseca peces, barre la casa, tiende la ropa, cocina… él permanece tumbado en su barco con los pies al aire. Dagfrid no para de hacer mil cosas diferentes y ninguna le interesa. Es más, sus manos huelen a pescado y ella ¡no puede más de tanto olor! Para las demás vikingas esto es lo normal, pero según ella es una verdadera injusticia. Le enfada mucho tener que hacer todas estas tareas domésticas, pues ¡se siente como una esclava! Dagfrid quiere aventurarse en América, en búsqueda de nuevas tierras. Por otro lado, los niños solo deben entrenarse para ser guerreros y exploradores. La realidad es que su hermano le parece un vago, y su madre le defiende. Odalrik es el “pececito de mama” y aunque tenga 16 años, le sigue tratando como si fuera un niño pequeño. Hasta por su cumpleaños le regala una espada de madera, para que no se haga daño…

 

Un día, Dagfrid se arma de coraje y le pregunta a su padre por qué su hermano no hace nada mientras que ella debe hacer trabajos. Resulta que este día Dagfrid debe preparar un banquete de pescado para los hombres del pueblo así que su padre le sugiere que se meta a cocinar y le da largas. Ella no tiene ninguna ilusión por cocinar y además la respuesta de su padre no la convence. Así que habla directamente con su hermano y descubre que todo lo que hace, en realidad, le aburre. Él preferiría ocuparse de la casa en vez de entrenarse a pescar y navegar, pero su madre no le deja hacer nada porque las tareas domésticas son cosa de niñas… Después de esta confesión, acaba rogando a su hermana que le enseñe a cocinar el pescado con patatas.

 

Una final sorpresa que demuestra como los niños y las niñas deberían poder hacer lo que les gusta independientemente de su sexo. Una novela que condensa en pocas páginas muchas reflexiones sobre la responsabilidad y la influencia de los padres en el desarrollo identitario y en la motivación de los hijos. Los niños y las niñas tienen derechos a hacer lo que quieran. Odalrik no es un vago, simplemente no le gusta lo que debe hacer y por esto parece desmotivado. Por su lado, Dagfrid no quiere ser desobediente, simplemente no se muerde la lengua al momento de evidenciar las desigualdades o cuando busca explicaciones. Este cambio de perspectiva puede propiciar un cambio positivo en nuestra sociedad.

 

LEER UN FRAGMENTO

 

  • Texto: Agnès Mathieu-Daudé
  • Ilustraciones: Oliver Tallec
  • Editorial: École des Loisirs
  • Encuadernación: Softcover
  • Formato: 125 x 190
  • Páginas: 40
  • Edad: 6 años y +